Restaurantes románticos, una prueba para cámaras y fotógrafos

Publicado en Fotografía, Restaurantes el December 10th, 2013 por diegojambrina

Si eres fotógrafo o aficionado a la fotografía seguro que has tenido que aguantar de tus amigos y familiares frases de este pelo:  “Esa cámara sí que hará buenas fotos, ¿no?”. Y es que se creen que es la cámara la que hace las fotos y no quien la maneja.

Parte de la culpa la tiene la industria publicitaria (en la que llevo trabajando más de 14 años), que hace creer a la gente que cuanto más dinero te dejes en el equipo, mejores serán tus fotos.

Pues no, casi nunca es así. Casi nunca, porque hay ocasiones en las que sin una buena cámara, da igual cuánta calidad tenga el fotógrafo. Como, por ejemplo, cuando vas a uno de esos restaurantes románticos con una luz tan baja que roza el suelo.

Bien, para estos casos, sí: si no tienes un objetivo superluminoso o una cámara con buen comportamiento en ISOs altos o las dos cosas, no hay nada que hacer. Y cuanto más romántico sea el restaurante, mejor tendrá que ser el equipo.

Esto me pasó en el Petit Komité.


Un restaurante de piedra y madera by Diego Jambrina on 500px.com


Canon EOS 450D, 1/8, f/4, 1600 ISO y buen pulso y revelado digital

No te dejes engañar por el nombre, es un restaurante ubicado en un mítico caserío vasco. Un pequeño rincón que aunque está situado en Galdakao, a tan solo 10Km de Bilbao, te alejas de la capital de asfalto y titanio para adentrarte en la Bizkaia de madera y piedra.

Se podría decir que el Caserío Iraragorri es un oasis temporal.


Cucharas by Diego Jambrina on 500px.com


Fujifilm X100, 1/500, f/2, 1000 ISO y sin miedo a la trepidación

Mi amigo y tocayo Diego Marcos habla del Petit Komité y sus virtudes como restaurante, no sin cierto temor, en su blog www.lamejorchuletadebilbao.com Yo, sin embargo, sigo con mi pataleta.

Sigo defendiendo el buen hacer del fotógrafo por encima del equipo fotográfico y sigo aclarando que hay momentos en los que un buen equipo es fundamental.

Esta foto de la cabeza de caballo esperando eternamente a una cucharada de rica azúcar, es un buen ejemplo de lo primero, aunque técnicamente hablando, ha sido un churro.

¿Por qué? Porque ningún fotógrafo en su sano juicio hubiera hecho esta foto a f/9. Sí, yo sí, pero fue un desliz, y, sin embargo, el resultado fue bueno. La razón está en el cuidadoso revelado digital: aclaré la imagen por las zonas más oscuras, oscurecí las zonas más claras y evité el grano.

¿Y qué conseguí? Mantener dos puntos de interés con muy diferente iluminación en un solo disparo.

Caballo fino by Diego Jambrina on 500px.com


Canon EOS 450D, 1/13, f/9 (descuido que pude salvar) y 800 ISO

El Petit Komité es un lugar tranquilo e invita a quedarse incluso después de comer. Tiene un fabuloso porche en el que, seguramente no habrá problemas de luz, a no ser que vayas a cenar.

Yo fui de noche, así que, aquí fuera la cámara también tuvo mucho que decir.

Para este caso utilicé una cámara sin espejo. Estoy seguro de que contribuyó, junto a mis movimientos sibilinos, a que el gato se mantuviera en su sitio tras varios disparos absolutamente silenciosos y así captar su estado de comodidad.


Gato, sonríe. by Diego Jambrina on 500px.com


Fujifilm X100, 1/8, f/2, 1000 ISO y suaves movimientos y cámara sin espejo

Bueno, pues eso es todo. Recordad las 5 normas básicas para hacer fotos en los restaurantes románticos:

  1. Cámaras que aguanten ISOs altos. Hoy en día la oferta es amplia, aunque la cartera para hacerse con cualquiera de ellas también lo debe ser.
  2. Objetivos luminosos. Cada vez lo son más, pero los precios no varían y continúan siendo caros.
  3. Buen revelado digital. Algunos conocimientos de revelado (yo utilizo el Adobe Bridge).
  4. Concentración. Hay que darse cuenta de que el diafragma del objetivo está abierto al máximo.
  5. Y saber hacer.


Libro por escribir by Diego Jambrina on 500px.com


Fujifilm X100, 1/15, f/2, 2000 ISO y sin miedo

Bienvenidos al oscuro mundo de los restaurantes románticos.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,