Protected: ¡Porque volveré y os mataré a todos, hijos de perra!

Publicado en Cine el January 26th, 2008 por diegojambrina

This content is password protected. To view it please enter your password below:

Protected: “Branded content”: Nueva fórmula publicitaria

Publicado en Cine, Creatividad & Estrategia, Este trabajo es mío, Publicidad el January 25th, 2008 por diegojambrina

This content is password protected. To view it please enter your password below:

Protected: La publicidad como herramienta social

Publicado en Cine, Creatividad & Estrategia, Publicidad, Street Marketing el January 24th, 2008 por diegojambrina

This content is password protected. To view it please enter your password below:

La película de los huevos: “La leyenda del indomable”

Publicado en Cine el January 14th, 2008 por diegojambrina

Sí, es la película de los huevos, “La leyenda del indomable”, aquella en la que se come 50 huevos duros en una hora sin ninguna razón aparente. Pero esta película es mucho más.

Se dice que es la más recordada de Paul Newman, y eso que este genio de la interpretación tiene decenas de obras míticas. Personajes como los de Butch CassidyHenry “Shaw” Gondorff son difícilmente superables, pero, al parecer, lo han sido. La gente tiene un cariño especial por Luke, el alegre y terco recluso, y siempre que la echan por televisión la ve y se divierte como la primera vez.

La sinopsis es bien sencilla: un hombre encarcelado por destrozar unos parquímetros no acata las normas de la cárcel y se rebela contra el sistema ganándose así la admiración de sus compañeros de celda.

Sí, la sinopsis es bien sencilla, pero el guión de Donn Pearce y Frank Pierson encierra otra historia, nada superflua, y acentuada por la fantástica dirección de Stuart Rosenberg.

Voy a ser claro: Luke es el Jesucristo moderno.

Luke es quien llena de esperanzas a los demás. Es quien sacrifica su vida por la de los demás, quien lucha sin armas, sólo con la palabra y las acciones… pero no es un ser divino. Eso también queda claro.  No se trata de la historia de Jesucristo localizada en un nuevo tiempo y espacio. Es una crítica feroz a la religión.

La película nos lanza mensajes para que interioricemos que cualquiera puede dar esperanzas a la gente. No hace falta ser hijo de ningún dios. Un borracho, un juerguista, un pícaro, un perdido… también puede ser el salvador.

El personaje de Paul Newman salva a todos sus compañeros de celda, con sus palabras, con sus acciones. Con su tozudez llena de esperanzas las que antes de su llegada eran vidas apagadas, aburridas y derrotadas. Y esa es la razón por la cuál esta película tanto gusta. El espectador siente su energía.

¿Queréis pruebas?

Empecemos por este fotograma. Miradlo y pensad a qué os recuerda.

 

Quién no vea ahí una crucifixión es que está ciego, o, peor aún, es que no quiere ver. Con los brazos en cruz, sobre tablones de madera y con las piernas cruzadas a la altura de los tobillos, Luke permanece satisfecho con su sacrificio. Se acaba de meter al cuerpo 50 huevos duros; una estupidez sólo realizada para el entretenimiento de sus compañeros.

Aquí tenemos la memorable escena de los huevos. Atentos al final, cuando la cámara se aleja para regalarnos esta preciosa toma sobre la que acabáis de leer.

Hay otra toma, en la que el símbolo de la cruz se nos muestra con total claridad. En esta ocasión, Luke ya está muerto, se expuso por voluntad propia y le mataron, convirtiéndose así en una leyenda, en un mártir, en un nuevo dios. Y la foto, que había sido rota por un arrebato de desilusión por uno de sus seguidores, se repara pasando a ser una estampa de adoración.

¿Es o no es una cruz? No, no es casualidad.

Tras su muerte, los compañeros de cárcel rememoran sus hazañas, rien sus chistes, alaban su desplante, su valentía… Uno de ellos incluso se convierte en un apóstol. Fue el personaje interpretado por George Kennedy (quien ganó un Oscar por aquella interpretación) quien cuenta cómo aún habiendo sido alcanzado por un tiro mortal, sonríe. Nadie pudo con él. Le mataron, sí, pero su influencia sobre los demás (lo que más temían los carceleros) continúa más viva que nunca.

¿A que os recuerda a aquella otra historia que nos ha contado la Iglesia, la que decía que Jesús murió por nosotros? Pues eso.

luke_crucificado

También os sonará aquella frase de “dios, ¿por qué me has abandonado?”.

En “La leyenda del indomable” hay dos escenas que nos hacen pensar en Luke como el mesías desesperado por su desastrosa vida, pero a diferencia del cuento bíblico, lo que aquí se nos narra es distinto: aquí se afirma que no hay nadie allá arriba que pueda abandonarnos, ni mucho menos ayudarnos.

“Estoy hablando solo”, se dice a sí mismo Luke, tras invocar al imaginario señor.

Han pasado 45 años desde su estreno, allá por 1967, y, posiblemente, en mis 37 años (37 es también el número que reza en las prendas de reo de Luke) la haya visto unas 20 veces. Y volveré a verla, seguro.

No es que sea la mejor película de Paul Newman, para eso tendríamos que hablar de El buscavidas, Dulce pájaro de juventud, La gata sobre el tejado de zinc o El hombre de Mackintosh, entre otras muchas, pero es sin duda la más optimista de todas, la que te llena de energía, de esperanzas y te hace creer en la fuerza del individuo, algo tan importante en estos tiempos que nos ha tocado vivir.

Y para acabar, qué mejor que ver de nuevo la escena de Genoveva, un nombre muy bíblico ¿no creéis?

María Magdalena podría haberse llamado también, pero es mucho más elegante sugerir que mostrar.

“¡A mí me va a dar algo!”, “¡Frota, frota!”.

GuardarGuardar