Viajar por Provenza con una cámara de fotos (2 de 3)

Publicado en Aviñón, Cassis, Fotografía, Francia, Fujifilm X100, Viajar el April 23rd, 2012 por diegojambrina

Parte I
Fujifilm X100

Me resulta difícil no encontrar nada bueno de un lugar y a pesar de todo lo malo que vi, sentí y olí, Provenza es una región digna de visitar. Así lo creo yo y así lo creen los millones de personas que pasan por sus tierras cada verano, cada semana santa, cada puente, cada fin de semana. Y es que para los catalanes es un paseo en coche llegar hasta allí. De hecho, te preguntan: ¿Catalanes o españoles? Os imagináis la respuesta ¿verdad?

Hoy, sigue habiendo miedo a las invasiones. La inmigración se deja notar en esta región y si los indígenas no levantan muros de piedra es porque no están en Israel, claro. También es cierto que se ven grupos donde la mezcla es evidente y celebrada.

Decía lo de los muros de piedra porque muchos de los pueblos de Provenza están construidos al amparo de un grueso y alto muro. Algunos de ellos incluso sobre peñascos para hacer más difícil la invasión y fácil la defensa. Hoy no tienen nada que hacer. Los turistas atravesamos los muros, pagamos por subir a ellos e incluso por entrar en un puente que no tiene salida, como el Pont St-Bénézet de Aviñón.

Las riadas se llevaban constantemente los arcos del puente, y en 1660 se cansaron de reconstruirlo. Hoy, previo pago, puedes pasear por lo que queda, pero francamente, es preferible verlo desde las alturas o desde el otro lado del Ródano.


Puente que no tiende en Aviñón by Diego Jambrina on 500px.com

Una construcción más sólida que el puente es el Palacio de los Papas. Se levanta sobre cimientos naturales de piedra viva, lo que originó callejuelas caprichosas aprovechadas hoy por fotógrafos y músicos acústicos. Sí, lo sé, no se ve a nadie tocar, pero, creedme, a la vuelta de esa esquina se apostaba un guitarrista con arte en sus manos y cara de muy pocos amigos.


Pasaje  by Diego Jambrina on 500px.com

En nuestros tiempos, ya no se levantan ni palacios ni castillos, pero aquí a alguien se le ocurrió levantar un jardín. Así, tal cual suena. La fachada del mercado de Aviñón es uno de los pocos jardines verticales que existen en Europa. Y la verdad, resultan interesantes de ver, sobre todo, cuando los jardineros se cuelgan con arneses de escalada para podar las rosas o se elevan con una grúa.

Aquí tenéis la foto de la fachada. Y si buscáis con paciencia encontraréis a dos jardineros colgados en la parte derecha de la imagen. Y si sois algo críticos podréis ponerme a parir por tan desastroso encuadre. El gran Tino Soriano, uno de los fotógrafos más importantes, aconseja en su libro Foto a foto (altamente recomendable), utilizar la técnica del dedo: cuando tienes que usarlo para guiar la atención del público sobre un detalle de la fotografía es que esa fotografía no es buena. Y éste es un claro ejemplo de ello.

Jardín vertical en Aviñón by Diego Jambrina on 500px.com

Para compensar, tengo otra foto que sí me parece está bien compuesta y para la que sobran dedos para explicarla. Sencillamente porque no tiene demasiada explicación. Las curvas de esta escalera de caracol iluminada artificialmente, más parece una cala natural iluminada por el sol. Es un detalle del hotel de Aviñón en el que estuvimos alojados: céntrico, limpio, sencillo, con personal amable, restaurante y donde te hacían descuento del 20% en el parking público más cercano. Ya veis, todo detalles.

Arquitectura natural by Diego Jambrina (Elhombredemackintosh) on 500px.com

Y aunque hay cosas interesantes sin salir del hotel, lo mejor es coger la cámara, olvidarte el callejero en la habitación y pasear por las calles sin rumbo fijo. Sólo así te toparás con lo que no te esperas, te alejarás de los espacios masificados y te cruzarás miradas con señoras del lugar.

Este consejo vale para Aviñón, para Orange, para Marsella, para Manosque y para cualquier otro lugar de Provenza. Incluso, me atrevería a decir que para cualquier lugar del mundo.

En este caso, la calle está en el casco antiguo y amurallado del pueblo Manosque. Un lugar al que le guardaré simpatía por sus calles soleadas, señoras amistosas, mercados coloridos y amenizados con música en vivo y señores interesados en comprarme mi querido clásico del motor.

Paseando por las estrechas calles de Manosque

Otro pueblo interesante por donde pasear es Vaison La Romaine.

Las calles, contra todo pronóstico, de este turístico pueblo medieval estaban casi vacías. Las empinadas cuestas y el tiempo inestable fueron dos aliados fantásticos para disfrutarlo sin agobios.

Como en casi todos los pueblos que visité, hay dos zonas bien diferenciadas: una, la histórica, la que se levantó sobre un peñasco. La otra, la que creció tras los muros. Lo lógico es que sea la primera la más interesante que visitar, pero la mayoría de los turistas se quedaban en la parte baja, paseando por las calles llanas llenas de tiendas de souvenir. Eso me permitió subirme, sin miradas desaprobadoras, donde no debía para lograr una toma interesante y sacar partido a las distancias cortas con la Fujifilm X100. Se dice que esta cámara no es precisa y que cuesta enfocar, y es cierto, pero basta con activar el macro y utilizar la pantalla para encuadrar, para que esto no sea ningún problema. Algunos utilizan el modo de enfoque manual, pero mientras sujetas la cámara con una mano y mantienes el equilibrio con la otra esta opción no sirve.

Vaison La Romanie

Marsella fue también un pueblo construido sobre una pendiente. Al pasear por sus empinadas cuestas del casco antiguo te das cuenta de ello.

Esta es la mejor zona por la que estar. Aquí se encuentran todos los atractivos de esta ciudad: suelo empedrado, calles estrechas, casas de color claro con contraventanas de colores, niños jugando sin miedo al tráfico, plazas con terrazas donde descansar los pies y activar el bolsillo, artistas trabajando a la luz del sol… Cuatro horas entretenidas.

Terrazas en el casco antiguo de Marsella

Al otro lado del puerto, Notre Damme de la Garde, una basílica situada a 162 metros de altura, desde donde se ve toda Marsella, si consigues mantenerte en pie, claro. El día que elegimos para subir hasta allí, el viento era muy fuerte a nivel del mar, pero allá arriba hacía un viento de mil diablos. Una vez arriba no debéis dejar de entrar en la basílica. El panteón carece de todo interés, pero la basílica es un sitio brillante. Sobre todo sus cúpulas, desde donde cuelgan barcos como ofrenda de los marineros marselleses. Algo muy curioso y que sólo había avisto antes en la iglesia de Getaria. Un bonito pueblo guipuzcoano al que no hay que dejar de visitar. Cuando vayáis, pasad por el bar/restaurante Iribar y disfrutad de un buen pescado a la parrilla y txakoli.

Los barcos cuelgan del techo colorido de Notre Damme de la Garde

Ops, he acabado el post de Provenza invitando a la gente a ir a Getaria.

Viajar por Provenza con una cámara de fotos (1 de 3)

Publicado en Aviñón, Cassis, Fotografía, Francia, Fujifilm X100, Marsella, Provenza, Viajar el April 17th, 2012 por diegojambrina

Fujifilm X100

La Provenza es tranquila y caótica, luminosa y oscura, encantadora y odiosa. Hoy, voy a hablar del caos, de la oscuridad y del odio. Dejaré para una segunda parte las buenas palabras, las que servirán para generar envidia y despertar el deseo de recorrer kilómetros y kilómetros franceses plagados de peajes abusivos. Pero ahora toca hablar de la suciedad, del alcoholismo, del olor, del mirar atrás.

Precisamente fue en Aviñón donde no quise mirar atrás cuando se me llamaba con insistencia: Monsieur, monsieur, une photographie! Es el sueño de todo aficionado a la fotografía; ir paseando por la calle y que la gente te pida posar para ti. Pero esto no podía ser, había truco. Al girarme me encuentro con un grupo bien numeroso de personas sintecho, pero conbricks de tinto. Uno de ellos, el portavoz, me pidió que les hiciera una fotografía. Bien, por qué no. Ya que habían logrado pararme debía aprovechar la circunstancia. Yo pensaba: Tú haz la foto, piensa en el blog, y luego si tienes que correr, corre. Seguro que tienes el hígado más sano que ellos y no tardarán en explotar. Pero uno de ellos al ver lo que yo tenía en la mano dijo que ni hablar. Mi gozo en un pozo. Me quedé sin foto para abrir este post. ¿Pero qué fue lo que les echó para atrás? ¿Mi Fujifilm X100? Seguro que pensaron que era una reliquia del pasado analógico. En fin.

Así que, debo abrir este post con otra fotografía. Una foto de unos personajes que sí se dejaron fotografiar. Quietos, sin respirar, enrejados… y siniestros.

Juguetes tétricos entre rejas en Aviñón

Por las calles de Aviñón puedes encontrarte con personajes de muy diferente categoría: los ya mencionados sintecho, muñecas que encierran un pasado sin testigos (bueno, tal vez el oso sepa algo), numerosos grupos de estudiantes juveniles, numerosos grupos de turistas japoneses y procesiones, sin capirotes, pero con siniestras canciones, pasos lentos, cruces pesadas y velas tan largas como lanzas que provocan tortuosas sombras en las caras de quienes las portan. Y yo que pensé que me libraba de los movimientos religiosos al cruzar la muga. Menudo susto con esto de la semana santa. Además, hay que añadir mucho alcoholismo callejero. Tal vez sea por la falta de bares donde poder beber sin ofender a los transeuntes.

Sí que hay cafeterías y restaurantes, ¿pero bares o pubs?, no fuimos capaces de encontrar ninguno. Acabamos bebiendo en Tapaslocas, un local que trataba de recrear el ambiente de picoteo español. El mojito era la bebida estrella y las tapas tenían precios de alta cocina. Un nuevo fiasco de las recomendaciones de la guía Lonely Planet.

Terrazas en Aviñón by Diego Jambrina (Elhombredemackintosh) on 500px.com

Por lo noche, Aviñón, como muchas otras ciudades de Provenza, no tiene lugares a los que ir. Las calles están desiertas y las dudas sobre lo que te puedes encontrar al doblar la esquina, abiertas. Tan sólo te queda vivir el día sentado en estas terrazas de cafeterías y restaurantes o cenar durante la noche al amparo de una comida que no quieres y una cuenta excesiva.  Pero tengo que ser justo: al peligro no lo vi en ningún momento.

El día, a pesar de lo dicho, es el mejor momento para disfrutar tanto de Aviñón como de Marsella. Porque ni siquiera la segunda ciudad más grande de Francia ofrece locales donde pasar buenos ratos a la noche. Nos volvemos a encontrar con tan sólo restaurantes donde cenar. De todas formas, aunque sí hubiera una buena oferta nocturna, Marsella no es un buen lugar. Sus calles están descuidadas, sucias y muchas de ellas huelen mal. Además, el tráfico es caótico y el asfalto te hace temer por tu coche, más cuando el que conduzco es un clásico al que hay que mimar en cada momento.

Yo tampoco me voy a quejar demasiado porque encuentro en esos escenarios buenos motivos que fotografiar.

Calle transitada de Marsella y destrozada y sucia

El puerto de Marsella pudiera ser un buen lugar que visitar, los puertos siempre tienen encanto, pero durante la época en la que estuve yo (abril 2012) estaba vallado prácticamente en su totalidad. Además, ¿qué es lo que hay que ver allí: yates lujosos atracados? Pues sí, eso es lo que hay: yates lujosos esperando a sus dueños, mientras los niños pasan el rato pescando y gente como yo aprovecha la situación para probar la profundidad de campo de la Fujifilm X100.

Aquí utilicé un f8 consiguiendo que los tres planos de la escena estuvieran perfectamente enfocados, algo esencial para transmitir la historia que os acabo de contar.

Pescando en el puerto de Marsella

Otro de los lugares a los que nos acercamos fue Cassis. Un pueblo pesquero… pero qué digo… un pueblo turístico con miles de personas ocupando un mismo espacio. Antaño Cassis, a 25Km de Marsella, fue un pueblo pesquero, sí, con mucho encanto, estoy seguro, y con unas callejuelas por donde pasear fabulosas. Hoy, sigue siendo bonito. De lejos tiene una pinta estupenda.

Puerto de Cassis by Diego Jambrina (Elhombredemackintosh) on 500px.com

Pero cuando te acercas, ves que en su puerto apenas quedan embarcaciones tradicionales con las que faenar y sí barcos de recreo. El puerto está tan lleno de restaurantes que resulta difícil andar por el estrecho espacio que queda para todos los paseantes, pero resulta difícil encontrar uno en el que comer pescado.

Puerto turístico en Cassis by Diego Jambrina (Elhombredemackintosh) on 500px.com

Al final, tuvimos que leer las cartas expuestas de unos 15 restaurantes hasta que dimos con Le Perroquet, donde comimos una riquísima marmite poisson, es decir, sopa de pescado, y una lubina con excelentes verduras.

Y aquí empieza lo bueno: la comida, el mar, las callejuelas desiertas, el suelo empedrado, la luz, las contraventanas, el legado romano, los barcos que vuelan… Todo ello vendrá en una segunda parte. Pero mientras llega, pongamos a caldo a la Provenza.

¿Quién empieza?