GetxoPhoto, el festival de fotografía más cercano

Publicado en Algorta, Bilbao, Bizkaia, Fotografía, Getxo el September 8th, 2018 por diegojambrina

Loco, estúpido, raro, derrochador, inconsciente… calificativos que me gano con honor cuando algunas personas se enteran de que cada año hago por carretera 1.600 Kms en un solo fin de semana. La razón, si es que la hay, es acudir al mejor festival de fotografía de Europa: el Rencontres de la photographie en Arlés.

La experiencia del viaje, la estancia en una ciudad tan llena de atractivos históricos y arquitectónicos y el festival son más que suficientes para mí.

Además, mis ganas por participar en él son tan intensas que llevo dos años exponiendo mis fotos por la ciudad, aunque de manera no oficial, claro. He creado una nueva categoría denominada #expopirataArles. Consiste en la colocación de mis fotos por las calles de Arlés, sin pensar en cuánto van a durar ahí pegadas ni cuánta gente se parará ante ellas. Lo importante es participar, que decía aquel.

Después, a mi vuelta, siempre preparo un post con mis impresiones.

Todo al rojo

Todo esto viene a que en el pueblo donde yo vivo, se viene realizando desde hace once años GetxoPhoto, un festival internacional de fotografía del que nunca he hablado aquí. Ni siquiera he hecho una #expopirataGetxo. Pero de este año no pasa.

Aquí tenéis el post. Y por la #expopirata no hay que preocuparse, porque en esta edición una de mis fotografías ha sido seleccionada para el POP: el apartado dedicado a la participación popular. Fotógrafos de todo el mundo, amateurs y profesionales tienen la oportunidad de ver su obra expuesta. Y este año me ha tocado a mí.

El tema de esta edición (cada año hay uno) es el postconflicto, y, cómo no, yo quería tocar el turismo como uno de los grandes inventos y problemas que tenemos en estos momentos.

Recuerdo bien aquel viaje

En ediciones anteriores, estas obras seleccionadas se exponían en los escaparates, pero desde hace dos años se sustituyó esta fórmula por una exposición en el aula de cultura de la localidad. Una lástima, porque si algo tiene de bonito este festival es la participación, no solo de los fotógrafos sino también de la gente y comercios del pueblo.

Getxophoto es un festival que saca a la calle las exposiciones de los fotógrafos. Ninguna de las exposiciones es de pago y se utilizan formatos novedosos y poco vistos, como posavasos repartidos por bares colaboradores o grandes esferas flotantes colocadas en el mar.

Lo más impactante de esta edición ha sido la obra de Kessels y Mailaender que permite a la gente saltar sobre la cara de Donald Trump. Un acto simbólico y lleno de humor que ha llamado la atención de medio mundo, aunque no se sabe si ha llegado a oídos del presidente norteamericano.

 

 

Si queréis ver cómo salto, pinchad en el siguiente enlace y disfrutad de mi expresión, con la que dejo entrever el miedo que me produce no dejarme caer dos metros sino caer sobre el flequillo de Trump: A 50mm Vs. Trump

Aquí tenéis otro salto visto desde abajo y en formato boomerang, que mola más: Jump Trump

Otra de las grandes actividades que tiene GetxoPhoto es la llamada “Encerrona” y los “Hamaiketakos” (tentempié en euskera).

La primera consiste en encerrarse durante una jornada completa con unos diez fotógrafos y escuchar cómo hablan entre ellos. Por supuesto, el público también puede intervenir, pero casi mejor hacerlo a la hora de comer o tras los coloquios, cuando se come y se cena todos juntos y revueltos.

Los Hamaiketakos es una nueva modalidad implantada en la edición pasada con bastante éxito. También es una encerrona, pero con un sólo autor y un reducido grupo de privilegiados. Y, como su propio nombre indica, hay algo para comer y beber. En la edición pasada, se produjo en un espacio cedido de manera gratuita por sus dueños (lo que demuestra que existe una participación desinteresada por parte de algunos comercios del pueblo que hacen de este festival algo muy grande).

Hay más actividades y espacios interesantes, pero para eso ya tenéis la propia web de Getxophoto.

Solo me queda decir que durante el mes de Septiembre suele hacer un tiempo bastante bueno por aquí y que merece la pena acercarse también por la belleza del pueblo.

Saliendo a la compra

El iluminado

Lluvia, viento y acero

Rápida y efímera infancia

Amor de invierno

Pensamiento difuso

No quiero sentirme como en casa

Publicado en Bilbao, Bizkaia, Euskadi, Fotografía, Fujifilm X-Pro2, Muy personal el February 24th, 2018 por diegojambrina

Cautivo de mi propia costumbre, lucho por mirar mi entorno con ojos de viajero inquieto. Lucho por salir a la calle con mi cámara de fotos y ver, en la misma ciudad de siempre, lo que nunca antes había visto.

Pero es la distancia la que me acerca a mi yo fotógrafo. Viajo, cruzo la frontera de lo conocido, y mi mente despierta, se despereza, se libera.

Me siento libre. Libre para mirar, para curiosear, para pararme en una esquina, para retroceder sobre mis pasos, para pensar en lo que fui y en lo que soy y para no pensar en lo que seré. Libre para sentirme libre.

Para mí, no hay nada como no sentirme como en casa.

Una vida falsamente iluminada

A veces, vagabundeo por estrechas calles de nombres desconocidos y hago una foto. A veces, llego a un destino con nombre conocido y hago una foto. A veces, me paro en seco y hago una foto. A veces, retrocedo y hago una foto. A veces, veo lo que nadie ve y hago una foto. A veces, no pasa nada y hago una foto.

Cuando viajo, hago fotos.

Vagabundo

En el lugar en el que habito, no. Al menos no siempre ni con tanta productividad. Me cuesta sorprenderme, me cuesta curiosear, me cuesta mirar, me cuesta reconocerme.

Llevo años prometiendo hacer un post sobre Bilbao. Y había empezado este con la intención de conseguir hacer realidad esta promesa. Pero (creo) he vuelto a fallar, aunque (me sincero) no me importa demasiado. Porque lo importante no es el lugar en el que esté, lo importante es que yo esté.

 
 

Las cinco fotografías que hay en este post están tomadas en Bilbao, durante un momento de lucidez en el que al mirar por el visor me reconocí con absoluta claridad.

Mente iluminada

Puerta abierta

Todos somos sombra

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Correr detrás de la imagen

Publicado en Algorta, Bilbao, Fotografía, Fujifilm X100, Getxo, Suiza el July 7th, 2014 por diegojambrina

La paciencia es una de esas virtudes que los grandes fotógrafos tienen y resaltan en sus entrevistas, charlas y libros, pero, a veces, es más divertido desprenderse de ella y echar a correr, cámara en mano, detrás de la imagen.

Bueno, tampoco es plan de correr como pollo sin cabeza hasta desplomarse sin fuerzas y sin foto.

Basta con mirar a tu alrededor, echarle una pizca de intuición, tener la cámara preparada con su ISO, velocidad y apertura adecuada y andar con pies ligeros. Seguro que en cualquier momento encuentras la imagen y tienes que esprintar para darle alcance.

No tengas miedo en no llegar, en ocasiones ocurrirá que la acción es mucho más rápida que tú y el encuadre se llena de vacío. No importa. Lo importante es que te lo has pasado bien en el intento. Y además, cuando sí lo logras, cuando alcanzas el objetivo, la satisfacción es mucho mayor.

Sí, no hay nada como cuando aprietas el botón y te dices “la tengo”.

Photograph Correr para entrar en calor by Diego Jambrina on 500px

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Premio “Distrito Foto” 2009 a “el momento decisivo”

Publicado en Bilbao, Canon, Fotografía el March 6th, 2012 por diegojambrina

Canon 450D
En el post anterior escribí que en fotografía sólo hay una regla inquebrantable: Nunca es buen momento para guardar la cámara en la mochila, porque sólo así podréis estar preparados para capturar el momento decisivo.

Este concepto de “el momento decisivo” se lo apropió Henri Cartier-Bresson para definir su estilo fotográfico y el estilo fotográfico que él más valoraba y que acabó siendo el primer mandamiento de la agencia Magnun.

¿Y qué quiere decir esto del momento decisivo? Pues que hay que disparar justo en el momento adecuado, ni un segundo antes ni un segundo después.

Dicho así, parece casi hasta fácil. Claro, todos sabemos que hay momentos irrepetibles que hacen de un disparo una gran foto, sin importar en exceso las normas compositivas, pero podéis estar toda una vida esperando a que ese momento se produzca para sacar la cámara y disparar y jamás llegar a tiempo.

¿Quiero decir con esto que hay que llevar la cámara siempre en la mano? No, porque ni siquiera esto sirve. Lo que quiero decir es que tenéis que observar el entorno en el que estáis y anticiparos a lo que vaya a suceder.

Cinco mujeres de escaparate

No ocurrió así en 2009, cuando capturé este momento, pero casi. Por allí paseaba yo, con una cámara en la mano, cuando vi sentarse a una señora desharrapada y desarropada en la poyata de una tienda, cansada de trabajar, porque pedir en la calle también es trabajoso. El choque visual entre el mundo ideal y preciosista de la publicidad y la fea realidad tridimensional y animada, me estalló en la cara.

Pero es un estallido selectivo, la gente pasa por delante sin darse cuenta de “el momento”, y sólo si miráis con idea creativa sentiréis como súbitamente llega la información hasta vuestras mismas narices.

Esta foto la presenté en 2009 al concurso que el Ayuntamiento de Bilbao organiza cada año: “Distrito Foto” se llama. Y gané. Fue un bonito momento, el momento decisivo en la vida de todo fotógrafo aficionado. A partir de entonces, sólo quieres repetir.