Correr detrás de la imagen

Publicado en Algorta, Bilbao, Fotografía, Fujifilm X100, Getxo, Suiza el July 7th, 2014 por diegojambrina

La paciencia es una de esas virtudes que los grandes fotógrafos tienen y resaltan en sus entrevistas, charlas y libros, pero, a veces, es más divertido desprenderse de ella y echar a correr, cámara en mano, detrás de la imagen.

Bueno, tampoco es plan de correr como pollo sin cabeza hasta desplomarse sin fuerzas y sin foto.

Basta con mirar a tu alrededor, echarle una pizca de intuición, tener la cámara preparada con su ISO, velocidad y apertura adecuada y andar con pies ligeros. Seguro que en cualquier momento encuentras la imagen y tienes que esprintar para darle alcance.

No tengas miedo en no llegar, en ocasiones ocurrirá que la acción es mucho más rápida que tú y el encuadre se llena de vacío. No importa. Lo importante es que te lo has pasado bien en el intento. Y además, cuando sí lo logras, cuando alcanzas el objetivo, la satisfacción es mucho mayor.

Sí, no hay nada como cuando aprietas el botón y te dices “la tengo”.

Photograph Correr para entrar en calor by Diego Jambrina on 500px

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Premio “Distrito Foto” 2009 a “el momento decisivo”

Publicado en Bilbao, Canon, Fotografía el March 6th, 2012 por diegojambrina

Canon 450D
En el post anterior escribí que en fotografía sólo hay una regla inquebrantable: Nunca es buen momento para guardar la cámara en la mochila, porque sólo así podréis estar preparados para capturar el momento decisivo.

Este concepto de “el momento decisivo” se lo apropió Henri Cartier-Bresson para definir su estilo fotográfico y el estilo fotográfico que él más valoraba y que acabó siendo el primer mandamiento de la agencia Magnun.

¿Y qué quiere decir esto del momento decisivo? Pues que hay que disparar justo en el momento adecuado, ni un segundo antes ni un segundo después.

Dicho así, parece casi hasta fácil. Claro, todos sabemos que hay momentos irrepetibles que hacen de un disparo una gran foto, sin importar en exceso las normas compositivas, pero podéis estar toda una vida esperando a que ese momento se produzca para sacar la cámara y disparar y jamás llegar a tiempo.

¿Quiero decir con esto que hay que llevar la cámara siempre en la mano? No, porque ni siquiera esto sirve. Lo que quiero decir es que tenéis que observar el entorno en el que estáis y anticiparos a lo que vaya a suceder.

Cinco mujeres de escaparate

No ocurrió así en 2009, cuando capturé este momento, pero casi. Por allí paseaba yo, con una cámara en la mano, cuando vi sentarse a una señora desharrapada y desarropada en la poyata de una tienda, cansada de trabajar, porque pedir en la calle también es trabajoso. El choque visual entre el mundo ideal y preciosista de la publicidad y la fea realidad tridimensional y animada, me estalló en la cara.

Pero es un estallido selectivo, la gente pasa por delante sin darse cuenta de “el momento”, y sólo si miráis con idea creativa sentiréis como súbitamente llega la información hasta vuestras mismas narices.

Esta foto la presenté en 2009 al concurso que el Ayuntamiento de Bilbao organiza cada año: “Distrito Foto” se llama. Y gané. Fue un bonito momento, el momento decisivo en la vida de todo fotógrafo aficionado. A partir de entonces, sólo quieres repetir.