Distrito foto; el concurso de fotografía de Bilbao

Publicado en Fotografía el September 20th, 2011 por diegojambrina

En Bilbao hay muchos concursos, pero pocos que den premios de valor económico como el Distrito Foto del Ayuntamiento de Bilbao. Además, yo le tengo especial cariño, porque hace justo dos años me presenté por primera vez y gané. Al año siguiente me volví a presentar, pero la suerte se la llevó otro. Y este año insisto de nuevo.

Aquí tenéis las cuatro fotografías que he mandado al concurso. Son como cuatro hijos para mí, y como hijos que son, a unos les quiero más que a otros, pero no pienso decirlo. Seréis vosotros quienes digáis cuál os gusta u os horroriza más.

Para que las valoréis en su justa medida, la temática es Bilbao; sus barrios y sus gentes.

De esta me gustan los colores contrapuestos: el rojo de los carteles y el azul del anónimo. También el hecho de que realiza una tarea propia de 50 años atrás. ¿Quién de mi edad ha ido a por agua a una fuente pública?

historiaviva

Esta es la única donde no hay gente, pero que representa a Bilbao a la perfección. El pasado y el presente. Un Bilbao de hierro carcomido por el tiempo. Un tiempo paralizado.

tiempomuerto

Lo que me gusta de esta es que todavía hay comercios pequeños por la ciudad y que a través de ellos podemos viajar en el tiempo, al pasado, como por un túnel, lleno de luz fluorescente en este caso, a cuando los tenderos te saludaban por tu nombre.

comercio a traves

Y, por último, las manos que surgen de lo más profundo de este jardín de 50cm. ya son de por sí curiosas, pero las caras de los bilbaínos que pasean por allí me gustan todavía más.

jardines

La fotografía digital Vs. fotografía analógica

Publicado en Fotografía, Lomografía el September 6th, 2011 por diegojambrina

Cada vez que me voy a visitar un lugar llevo conmigo una mochila cargada de cámaras, objetivos, tarjetas, trípode, filtros y, atención, carretes. Sí, todavía hay quién usa carretes. El becario que se sienta detrás de mí se quedó de una pieza cuando vio la semana pasada sobre mi mesa 8 carretes revelados. Y encima cuatro de ellos eran de 120. ¡¿De 120!? De 120. Y es que soy un nostálgico.

Pero además de amar todo lo que no corresponde a mi época –esta es una de mis taritas psicológicas– adoro tomarme tiempo para encuadrar, seleccionar la apertura, calcular la velocidad, enfocar, encuadrar otra vez, acercarme, enfocar de nuevo, alejarme, otra vez a enfocar, encuadrar de manera definitiva, bajar la palanquita del predisparo y zas.

¿Qué habrá salido? Misterio.

Misterio que se resolverá cuando revele y escanee. Y mientras tanto, a disfrutar con la incógnita.

Claro, que muchos dirán, ¡vaya manera de disfrutar! Con la digital ves cómo te ha salido y puedes rectificar si no te gusta. Efectivamente, ese es el problema; que puedes errar una y otra vez.

Con la fotografía digital no hay tiempo para pensar. Disparas sin que apenas hayas recapacitado un momento y con la precipitación cuesta mucho captar buenas fotografías.

La fotografía analógica me ha enseñado a esperar el momento. La paciencia es una de las grandes virtudes que debe tener todo fotógrafo, y toda pareja del fotógrafo.

Sirva esta foto para agradecer a mi guapísima Eva toda su generosidad por acompañarme en mis cacerías fotográficas (sin casi quejarse).

cisne irlandés de Diego Jambrina en 500px.com

 

Tags: , , , , , , , , , ,